Publicado: 5 de Marzo de 2015

Un regalo para los gatos: derribar los mitos que los han marcado negativamente.

La toxoplasmosis es una enfermedad producida por Toxoplasma gondii un parásito de distribución mundial que se transmite al ser humano por varias vías.

--¿Porqué se han satanizado a los gatos?--
Los gatos, que constituyen su reservorio principal, son los únicos animales que eliminan oocistos viables (huevecillos) por las heces. Una vez ingeridos por el huésped (personas), se liberan formas invasivas. SIN EMBARGO, para que una persona enferme de toxplosmosis contagiada por un gato, deben coincidir ciertos factores con una probabilidad mínima de convergencia. 
Un gato que enferma de toxoplasmosis eliminará las fases infectivas sólo una vez en su vida y por menos de una semana. Durante ese período, la única forma 100% segura de que se adquiera la enfermedad es tocar las heces infectadas con las manos y después llevárselas a la boca, además de tener un sistema inmune debilitado. Una persona "sana", podría estar en contacto con el parásito y no adquirir la enfermedad.

--Muy importante--
Otros huéspedes - roedores, cerdos, ganado vacuno, ovejas, cabras, aves de corral y pájaros - pueden albergar quistes viables en los músculos y en el cerebro durante largos períodos de tiempo. Cuando la carne infectada de estos animales se come cruda o no se cocina a temperatura adecuada, los huevecillos se vuelven rápidamente activos e invasivos y representa la primera causa de infección de toxoplasmosis, según datos de la propia Organización Mundial de la Salud.

En muchas comunidades, la mayoría de la gente ha sufrido la infección al comienzo de la edad adulta. Los sujetos con un buen sistema inmunitario no presentan la enfermedad clínica y la infección sólo se manifiesta como un aumento de tamaño de los ganglios linfáticos. En cambio, si el sistema inmunitario es deficiente, la infección tiene consecuencias graves.

Prevención 
En éste caso es importante hacer notar que la primera recomendación que emite la Organización Mundial de la Salud se refiere al consumo de carne y no, a los gatos.
El riesgo de transmisión puede reducirse considerablemente si se cuece o asa suficientemente la carne. Hay que lavar cuidadosamente las hortalizas y las frutas antes de comerlas. Las embarazadas deben lavarse bien las manos antes de comer y siempre que hayan tenido contactos con carne cruda o el suelo.
En el caso de los gatos, ellos también adquieren la enfermedad al consumir carne cruda, así que, debe evitarse. Mantén su calendario de desparasitación al día. Para un gato que sale de casa y que está en contacto con otros animales o que tiende a cazar, la desparasitación deberá hacerse cada 3 a 4 meses. 
De forma ideal, el médico administrará el fármaco de acuerdo a los resultados de exámenes de laboratorio que le indiquen el tipo de parásitos que se encuentran.

Notas: 
Existen 4 familias de parásitos (cientos de especies y subespecies), 3 de ellas afectan a perros y gatos. Existen cientos de familias de fármacos desparasitantes, miles de presentaciones y combinaciones, pero sólo 3 de ellos actúan contra toxoplasma antes de que enferme el gato y sólo uno se usa para eliminarlo durante la enfermedad. 
Consulta al médico veterinario, ya que errores en la dosis o presentación pueden matar a tu gato.

La carne cruda de bovino y cerdo puede contener diferentes tipos de parásitos enquistados, además de toxoplasma y durante su procesamiento en el matadero se adquieren otros tantos como Campylobacter sp., hecho ampliamente documentado en la bibliografía científica